PIDE TU CITA

    Acepto la Política de Privacidad. Tus datos serán tratados con la más absoluta confidencialidad.

    Carrer Sant Joan 34, 2º 5, 43201 Reus, Tarragona

    info@oliviasacristan.com

    Horario a convenir

    +34 628 292 018

     

    ¿Tengo una relación tóxica?

    ¿Tengo una relación tóxica?

    Observo en mis sesiones de terapia psicológica, que con lo de la toxicidad de las personas o relación tóxica, está pasando un poco lo mismo que con el narcisismo, (o con el “estar depre de hace unos años”): que se está usando muy a la ligera. Y paradójicamente, muchas personas que están metidas de cabeza en una relación que lo es, no tienen consciencia de ello. Así que por esto realizo este artículo, intentando dar las claves para que compruebes si la estás sufriendo o provocando…

    Somos seres sociales

    Ya seamos introvertidos o extrovertidos, más dependientes o más independientes, necesitamos vincularnos con otros humanos. Pero al igual que no nos sirve exactamente igual nuestro gato, no todas las relaciones interpersonales son saludables.  A veces, la cosa se va torciendo poco a poco. Por lo que nos cuesta reconocer cuando una relación se ha vuelto tóxica.

    Es importante conocer los comportamientos destructivos, para poder salir a tiempo de una relación que nos hace daño, o para dejar de normalizar aquello que hacemos y que daña a la persona que se supone debemos cuidar y amar. Este artículo va de eso, de explorar las señales de una relación tóxica; del impacto que tiene, y cómo abordarla de manera constructiva.

    ¿Qué es una relación tóxica?

    Una relación tóxica es aquella en la cual una o ambas personas sufren un deterioro en su bienestar emocional, mental o físico debido a la dinámica que se establece en la relación. En este tipo de relaciones suele existir un desequilibrio de poder, cuesta que la comunicación sea saludable y constructiva, y suelen darse comportamientos o bien abusivos, o bien manipuladores. Además, suele haber dificultad para afrontar los conflictos con ánimo solucionador. Al principio suelen pasar desapercibidos los signos de toxicidad, y es por ello que las personas a pesar de ser inteligentes pueden quedar atrapadas en este tipo de dinámica. De este modo, cuando se vuelven más evidentes, estamos tan dañados que nos cuesta salir por patas.

    Señales de una relación tóxica

    1. Comportamiento controlador. Es un punto decisivo de que una relación es tóxica. Una de las dos personas intenta controlar acciones, decisiones o relaciones del otro. Pueden ser celos excesivos, influir en la manera de vestir, en las amistades, y en necesitar supervisar de manera constante las actividades del otro.
    2. Mala comunicación. No ser capaces de comunicarse de manera efectiva es una señal preocupante en cualquier tipo de relación. Aquí puede ser tanto evitar afrontar problemas importantes, invalidar los sentimientos que tiene la otra persona, o utilizar una comunicación pasivo-agresiva para expresar aquello que no está gustando.
    3. La manipulación emocional. Es típico de una relación tóxica, que uno de los dos manipule las emociones del otro para obtener lo que quiere, ya sea mediante el chantaje emocional, intentando provocar la culpa, y/o victimizarse para obtener atención o cuidados.
    4. Falta de apoyo. Una relación sana se basa en el apoyo mutuo, en la comprensión y en el acompañamiento del toro. En una relación tóxica, uno (o ambos) manifiesta falta de interés de las necesidades y de las metas del otro, incluso desalentando activamente su crecimiento personal o profesional.
    5. Violencia verbal o física. Aquí ya estamos en la frontera (muchas veces traspasada) del maltrato, y por ello es algo que en ningún caso se debe consentir. El abuso verbal, que incluye insultos, humillaciones o amenazas es en muchos casos igual de lesivo que el abuso físico.
    6. Sentimientos de ansiedad o depresión. Una relación sana nos da seguridad, nos hace sentir bien, mientras que una relación tóxica puede tener un impacto significativo en la salud mental de las personas que están en ella. Sentimientos de ansiedad, depresión y baja autoestima son casi generales en las personas que vienen a mi consulta de psicología en Reus, y son indicadores del gran malestar emocional que provocan.
    7. Aislamiento social. Cuando estamos inmersos en una relación tóxica, en muchos casos estamos aislados de amigos, familiares o redes de apoyo. A veces ha sido uno de los miembros el que ha provocado este aislamiento mediante la manipulación, y en otras ocasiones es el miedo a las represalias o la vergüenza a buscar ayuda externa lo que provoca el cese de relaciones fuera de la pareja.
    8. Ciclos de conflicto y reconciliación. Es la dinámica típica de una relación tóxica, los episodios de conflicto se alternan con periodos de reconciliación y calma aparente. Sin embargo, los periodos de paz suelen ser temporales y los ciclos de tensión y hostilidad cada vez se vuelven más frecuentes.

    Piensa tu relación

    Si lo que has leído hasta ahora te resuena, te harás un favor si dedicas un tiempo a reflexionar sobre tu situación. ¿Qué observo en terapia? Que suele ser algo que evitamos mirar, porque nos da miedo lo que podamos descubrir, y a lo que esto nos empujará. Te invito a que te preguntes ciertas cosas:

    • ¿Me siento segura/o y respetada/o?
    • ¿Me siento escuchada/o y valorada/o por mi pareja?
    • ¿Siento que puedo expresar mis emociones y emociones libremente?
    • ¿siento que puedo ser yo cuando estoy con mi pareja?
    • ¿Esta relación me ayuda a crecer y a alcanzar mis metas personales?
    • ¿Siento que mi pareja se alegra genuinamente cuando avanzo?
    • ¿Estoy dispuesta/o a hacer los cambios necesarios para mejorar esta relación?

    Si respondes de manera honesta a estas preguntas, podrás tener una mejor visión de tu relación y de lo que debes hacer después…

    Cómo afrontar una relación tóxica

    1. Reconoce que tu relación lo es. Hasta que no veas claro que hay un problema difícilmente podrás poner medidas para dejar de estar ahí. Puede ser difícil, sobre todo cuando llevas mucho tiempo, pues habrás normalizado comportamientos y resultará más difícil comenzar a movilizar cosas que pueden llevar, quizá, a decidir que no es ahí donde te conviene estar.
    2. Busca apoyo. No tienes por qué afrontar esta situación en soledad. Habla con amigos de confianza, familiares, o una/un psicóloga/o sobre lo que estás sintiendo y viviendo. El apoyo externo te puede dar objetividad, y ayudarte a tomar decisiones sobre tu futuro de una manera más reafirmada.
    3. Establece límites. Desde ya. Límites que sean claros y saludables, y para ello, comienza a comunicar claramente tus necesidades, y tus expectativas sobre la relación a tu pareja, entonces observa cómo relaciona ésta, y ten un plan B si no respeta estos límites que marcas porque lo necesitas.
    4. Comunica tus sentimientos. En pareja nos tenemos que comunicar abierta y honestamente para que la relación sea saludable. Además, es imprescindible que tu pareja muestre interés por aquello que expresas, y que esté dispuesta a realizar cambios para que ambos estéis mejor. También debes escuchar sus preocupaciones y perspectivas desde la empatía y el respeto.
    5. Plantearos la terapia de pareja: si ambos estáis dispuestos a trabajar en la relación, la terapia de pareja es una opción útil. Los psicólogos formados en terapia de pareja ayudamos a identificar y abordar los problemas que hay debajo en la relación, y brindamos herramientas para mejorar la comunicación y la resolución de conflictos.
    6. Prioriza el estar bien. Tu salud y tu felicidad son lo más importante. Si después de pensar la relación, y después de buscar apoyo te sigues sintiendo atrapada/o dentro de una relación tóxica, quizá sea el momento de soltar, y de aceptar que la relación debe terminar para volver a sentirte bien psicológica y físicamente.

    Ya sé que dicho así parece fácil, pero que realmente identificar y abordar una relación tóxica es un proceso muchas veces difícil y casi siempre doloroso. Pero es fundamental mirar de cara al problema para recuperar el bienestar y la salud a largo plazo. Reconocer las señales de toxicidad, reflexionar sobre tu relación y tomar medidas para solucionar los problemas son pasos importantes en el camino de una vida plena y saludable.

    Mereces estar en una relación que te haga sentir amor, valoración y seguridad.

    una relación tóxica

    Te puede también interesar La dependencia emocional.

    Sin Comentarios

    Deja un Comentario